Saltar al contenido

¿Cómo hacer el mantenimiento del aire acondicionado?

3 julio, 2019

Si aún no lo sabes, el mantenimiento regular de tus unidades de calefacción y aire acondicionado es muy importante. A las personas que no llevan a cabo este mantenimiento se les suelen romper de manera inesperada sus sistemas, dejándolos sin calefacción ni aire acondicionado durante algunas de las épocas más incómodas del año.

Por el poco dinero que cuesta una revisión anual de un profesional, el retorno de la inversión puede ser enorme. Además de ayudar a evitar averías inesperadas, las revisiones anuales son importantes para ayudar a los equipos a recuperar la eficiencia perdida, operar de forma más segura, aumentar la vida útil de los mismos, mejorar tu nivel general de confort y reducir la factura mensual de consumo. Lo ideal es revisar el sistema de calefacción y de aire acondicionado al menos una vez al año.

¿Qué incluye una revisión de aire acondicionado y una limpieza profesional?

Una puesta a punto completa debe incluir lo siguiente:

  • Una limpieza integral de los serpentines del condensador. Al hacerlo, aumenta la eficiencia (que afecta directamente los costes de energía) y puede reducir el desgaste de tu equipo.
  • Evaluación del nivel de refrigerante para ayudar a mantener el máximo rendimiento operativo. Lubricación de todas las piezas móviles para eliminar la fricción y el desgaste, que puede suponer un aumento de los gastos de energía.
  • Una calibración completa del termostato para verificar su correcto funcionamiento.
  • Una inspección de los conductos para evitar posibles pérdidas de energía.
  • Apretar e inspeccionar todas las conexiones eléctricas para verificar un seguro funcionamiento del sistema.
  • Evaluar el rendimiento del motor del soplador y la condición de la correa del soplador.

Estas son solo algunas de las verificaciones estándar que debe realizar un técnico al revisar un sistema de aire acondicionado.

Una revisión completa de 60-90 minutos con limpieza profesional incluiría los siguientes 21 puntos:

  • Motor del soplador: medición del amperaje y el voltaje para un correcto funcionamiento
  • Termostato: comprobación del funcionamiento, la calibración y el nivel adecuados
  • Limpieza del filtro de aire existente
  • Rodamiento – inspección por desgaste y lubricar
  • Inspección de la bobina interior
  • Confirmar el retorno de aire y tamaño apropiados
  • Inspeccionar la bobina del condensador
  • Refrigerar – controlar las presiones de funcionamiento
  • Dispositivos de seguridad: inspeccionar para un funcionamiento adecuado
  • Caja de desconexión eléctrica: inspeccionar para ver si tiene la clasificación adecuada y una instalación segura
  • Cableado eléctrico – inspeccionar y apretar las conexiones
  • Inspeccionar y probar los condensadores
  • Inspeccionar la pala del ventilador
  • Limpiar la bobina del condensador y retirar los residuos
  • Inspeccionar las válvulas de servicio para ver si funcionan correctamente
  • Inspeccionar conductos para detectar una posible pérdida de energía
  • Compresor – monitorear, medir amperaje y voltios y conexiones de cableado
  • Inspeccionar la línea de succión para ver si está bien ajustada
  • Inspeccionar todos los accesorios en busca de signos de aceite y / o fugas
  • Verificar las líneas y accesorios con detector de fugas de refrigerante
  • Comprobar el estado de la correa del soplador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *