La mayoría de los hogares españoles eligen una instalación de gas natural debido a que es un combustible poco contaminante, de alto rendimiento y económico.

Además, es una opción muy versátil que te permite disfrutar de servicios como cocina, calefacción en ambientes internos y agua caliente sin restricciones.

Antes de decidir instalar gas natural en tu casa, debes tener en cuenta algunos factores y sopesar sus ventajas e inconvenientes, asegurándote de que es el sistema más adecuado para tu hogar.

Desde Oscagas, te contamos todo lo que necesitas saber sobre una instalación de gas, cuanto cuesta y los beneficios que supondrá para tu familia. ¡Continúa leyendo nuestra guía!

¿Por qué instalar gas natural? 

Instalar gas natural en tu vivienda es una buena decisión, ya que se trata de una de las mejores alternativas disponibles en el mercado.

Entre las principales razones que hacen que sea la opción preferida por las familias españolas, se encuentra que:

  • Es una energía limpia y más ecológica.

  • Proporciona un suministro de gas ininterrumpido.

  • Su precio es más bajo y estable que el de otros combustibles.

Por eso, muchas personas deciden cambiar sus sistemas eléctricos o de otro tipo de combustibles (gasoil, butano, etc.) por gas natural. De esta manera, se consigue una mayor comodidad y un ahorro en la factura mensual.

Ventajas del gas natural

Profundicemos más en las razones que pueden hacer que te decidas a instalar gas natural en tu vivienda. Como ya te hemos dicho, se trata de una opción que garantiza muchos beneficios a medio y largo plazo, como que:

  • Es un combustible limpio, es decir, de bajas emisiones y respetuoso con el medioambiente.

  • Permite disfrutar de la comodidad de una climatización homogénea en todas las estancias de tu casa.

  • Ofrece un alto rendimiento y eficacia en cualquier situación climatológica.

  • Tendrás agua caliente sin límites y  siempre que la necesites.

  • Suministro permanente y sin necesidad de disponer de espacio para su almacenaje.

  • Fácil instalación, en pocos días y sin los inconvenientes de realizar obras importantes.

  • El coste de instalación del gas natural se amortiza rápidamente.

  • Es más seguro que otros combustibles, como el gasoil o el butano.

  • Puedes acogerte a subvenciones o descuentos, ofrecidos por instituciones gubernamentales.

  • Requiere menos mantenimiento y reparaciones que otros sistemas.

  • Incrementa el valor de tu vivienda, por si en algún momento decides venderla.

¿Qué pasos debo seguir para poder instalar gas natural? 

Si decides instalar gas natural en tu vivienda, debes seguir una serie de pasos para conseguir el suministro:

  • Averiguar si en tu zona hay suministro, ya que este servicio no llega a todos los puntos del país, especialmente en áreas rurales.

  • Llamar a una empresa distribuidora o un instalador autorizado para solicitar un estudio de viabilidad y un presupuesto.

  • Pedir una acometida de gas natural para tu vivienda.

  • Iniciar las obras con el instalador elegido.

  • Obtener el certificado de la instalación del gas natural y el CUPS (Código Universal del Punto de Suministro).

  • Solicitar alta en la comercializadora del servicio que decidas.

  • Superar una revisión de la instalación, previa a la aprobación del contrato.

  • Formalización del contrato con la compañía del gas y elección de la tarifa más adecuada a tus necesidades de consumo.

instalación de gas tipos

Tipos de instalación de gas natural

Es importante conocer los diferentes tipos de instalación de gas natural que existen, para que puedas elegir el más adecuado para tu vivienda y la demanda de la familia.

En todos los casos es necesario tener acceso a una “acometida de gas natural”. Que no es más que se encarga de conectar el inmueble con la red de distribución de este servicio.

En la mayoría de los casos, en los edificios de obra nueva ya hay acometida de gas, cuando están en una zona donde hay red de suministro general. Esto se debe a la facilidad y al ahorro que supone, para la distribuidora, colocarlas durante la obra.

Además, las compañías hacen las acometidas, asumiendo el gasto. También recuperan la inversión cobrando por su uso en el momento en que te das de alta del servicio.

Según el tipo de vivienda que tengas, existen dos alternativas de instalación que puedes encontrar: Instalación Receptora Común (IRC) e Instalación Receptora Individual (IRI).

Instalación Receptora Común (IRC) 

Este tipo de instalación se realiza en las comunidades de vecinos y en los bloques de pisos.

Funciona conectando tu instalación de gas propia (IRI) a la IRC común, que a su vez se une a la red de distribución general, gracias a la acometida.

En caso de existir un sistema de calefacción o agua caliente central, es necesario canalizar hasta el cuarto general de la caldera de la comunidad.

La normativa marca que se necesita la aprobación de un tercio de los vecinos para poder realizar la obra de instalación. Sin embargo, muchas distribuidoras exigen un 50% para asegurarse que, al menos, la mitad de los propietarios quieran hacer un uso del servicio.

Aquellos miembros de la comunidad que decidan no financiar la obra, no podrán hacer uso. Si en el futuro quieren conectarse a la IRC, estarán obligados a abonar la parte que les tocaba, con los intereses que correspondan.

Instalación Receptora Individual (IRI) 

La Instalación Receptora Individual (IRI) es aquella que se encuentra en todos los inmuebles que deseen suministro de gas natural, ya sean pisos o viviendas unifamiliares.

Se trata de la red de tuberías internas de cada vivienda. Se encarga de llevar el gas a todos los equipos que lo necesitan para funcionar. La IRI debe conectarse a una instalación común (IRC) o a la distribución general del suministro, en el caso de adosados o casas unifamiliares.

  • En edificios o comunidades de vecinos: se debe poner un contador dentro de cada vivienda. El propietario deberá suministrar la lectura del consumo, las compañías comercializadoras suelen pegar un papel en las zonas comunes donde apuntar esta información.

  • En viviendas unifamiliares: se instala el contador y justo después un regulador de gas para ajustar la presión del gas que entra al inmueble.

Precio de la instalación de gas natural

El precio de una instalación de gas natural es variable y depende de distintos factores, como:

  • El tipo de instalación.

  • Las dimensiones de la vivienda.

  • Características de los equipos a instalar.

  • Grado de dificultad de las obras a realizar.

  • Servicios que incluyen: cocina, agua caliente, calefacción, etc.

  • Ayudas o descuentos a los que puedas aplicar.

  • Si existe una instalación previa en el inmueble.

El tipo de instalación que necesites, puede afectar mucho al presupuesto total, si se trata de:

  • Instalación IRC: de promedio puede costar unos 2.500€ para un bloque de 10 pisos. Se puede pagar mediante 20 cuotas anuales que se reflejan en la factura del servicio (canon de finca). además, el mantenimiento corre a cargo de la distribuidora.

  • Instalación IRI: depende del tipo de vivienda (piso o unifamiliar), su precio promedio puede rondar los 1.500€ aproximadamente.

En cualquiera de los casos, se trata de precios orientativos. Lo aconsejable es buscar la asesoría de técnicos expertos y pedir un presupuesto personalizado.

1
Dinos qué necesitas rellenando el formulario o llamándonos por teléfono

2
Nuestros agentes te faclitarán el precio y te gestionarán la cita con el operador

3
Un profesional vendrá a tu domicilio a realizar la instalación o explicarte el presupuesto

¿Cuánto tardan en realizar la instalación del gas natural? 

Como ya te hemos comentado, para instalar gas natural en casa, hay que seguir una serie de pasos. Esto implica unos plazos de tiempo, dependiendo de la ubicación y estado de la vivienda que solicita el servicio.

La mayoría de las distribuidoras requieren de los siguientes lapsos de tiempo, en función de la etapa del proceso:

  • Desde el contacto con el instalador del gas hasta que se finaliza la instalación común (IRC): pueden transcurrir entre 30 y 90 días hábiles.

  • Conexión a cada punto por medio de la instalación individual (IRI):  suele completarse en menos de 15 días hábiles.

  • Conexión de la IRI a la red de suministro general (vivienda unifamiliar): dependiendo de la distancia entre la instalación individual y el sistema de gas, el plazo será mayor o menor. De media se tarda entre 30 y 60 días hábiles.

  • Emisión del Certificado de la Instalación de gas natural: el proceso de evaluación y su resolución suele demorar unos 7 días hábiles aproximadamente.

  • Dar de alta el servicio y contratar la tarifa que decidas: es lo más rápido, puede tomar entre 5 y 7 días hábiles.

Oscagas, servicio instalación de gas 

Esperamos que esta guía te haya mostrado que tener gas natural en casa tiene muchas ventajas, y sobre todo que su instalación es más sencilla de lo pensabas.

Ahora solo queda que te decidas y pidas la asesoría de expertos para iniciar el proceso.

Tanto si es una instalación nueva como si quieres hacer un cambio desde otro sistema al de gas natural, en Oscagas podemos y queremos ayudarte, para que comiences a disfrutar de la comodidad de este servicio en tu
hogar.

Como empresa colaboradora de varias compañías de distribución (Redexis, Nedgia, etc), nos ocuparemos de todo, para que no tengas que preocuparte de nada más. Confía tu instalación a los mejores profesionales y gana
tranquilidad. Contacta ahora y solicita un presupuesto. ¡Te esperamos!