Asegurar el suministro de agua caliente es imprescindible en todas las casas, especialmente cuando llega el invierno. Por eso es importante elegir el mejor sistema para brindar esta comodidad a tu familia.

El calentador eléctrico es una de las opciones que puedes valorar, sopesando detenidamente sus pros y sus contras y considerando la relación calidad-precio que te ofrece.

Estos están presentes en muchos hogares españoles, debido a que no requieren una inversión inicial muy elevada y a que su instalación y mantenimiento es más sencillo. Oscagas, por medio de este post, quiere poner a tu alcance la información necesaria, para que puedas tomar la mejor decisión. ¡Sigue leyendo!

Calentadores eléctricos: ¿Qué necesitas saber?

Antes de tomar la decisión de instalar un calentador eléctrico en tu casa, debes conocer sus ventajas e inconvenientes.

Elegir el mejor sistema para satisfacer la demanda de agua caliente de tu vivienda, no es una tarea sencilla. Entre los puntos a favor de usar un termo eléctrico, tienes los siguientes:

  • Instalación sencilla y segura: no requiere ventilación ni medidas de seguridad especiales.
  • Te permite disponer de agua caliente de forma inmediata.
  • La temperatura del agua es constante durante su uso.
  • No necesita un caudal mínimo de agua para su funcionamiento óptimo.
  • No necesita revisiones periódicas, lo que te permite ahorrar en servicios de mantenimiento.
  • No utiliza ningún tipo de combustible, por lo que es la opción más ecológica del mercado.

Sin embargo, también presenta algunas desventajas que conviene tener presentes:

  • El agua caliente disponible está limitada a la capacidad de almacenamiento del calentador.
  • Implica cierto riesgo de inundación en caso de avería, ya que almacena gran cantidad de agua en su interior.
  • A mayor capacidad, más espacio requerido para su instalación.
  • Factura mensual más elevada, debido a que la electricidad es más cara que otros servicios como el gas.

Si ya has decidido que quieres instalar un calentador de agua eléctrico en tu vivienda, toca analizar las necesidades particulares para escoger el modelo más adecuado para ti. Los factores que debes tener en cuenta, son lo siguientes:

  • Tamaño de la vivienda.
  • Cantidad de duchas o grifos a los que debe llegar el agua caliente.
  • Número de personas que viven en el hogar y horarios de uso del agua caliente.
  • Prestaciones tecnológicas que quieras incorporar, como: opciones de programación, control inteligente, etc.
    Que su precio encaje con tu presupuesto

Partiendo de estos datos podrás decidir si un calentador eléctrico es la opción idónea para cubrir la demanda de agua caliente de tu residencia y qué modelo se adapta mejor a la realidad familiar.

¿Necesitas cambiar o instalar tu caldera?

¿Qué son los calentadores eléctricos de agua?

Un calentador eléctrico es un dispositivo que permite calentar y acumular agua a una temperatura determinada, gracias a una resistencia. Este proceso hace posible llevar el agua caliente a la ducha y a los grifos de la vivienda cada vez que sea necesario.

Las partes principales de un termo eléctrico son:

  • Calderín: depósito en el que se almacena y calienta el agua. Su tamaño varía en función de la capacidad del calentador.
  • Aislamiento: material ubicado entre la carcasa y el calderín y que evita la pérdida de calor.
  • Resistencia: pieza que se encarga de calentar el agua.
  • Ánodo de magnesio: evita la corrosión por la cal de las partes metálicas.
  • Intercambiador de calor: presente solo en algunos calentadores eléctricos. Son serpentines que ayudan a optimizar el calentamiento del agua.

¿Cómo funciona un calentador eléctrico?

Como ya hemos comentado, los termos o calentadores eléctricos calientan el agua gracias a una resistencia. Dicho elemento permanece encendido hasta que que un termostato marca que se ha alcanzado la temperatura deseada. El agua se acumula en su interior hasta que llegue el momento de darte una ducha o abrir el grifo del agua caliente.

El termostato está alerta y, si detecta que el agua almacenada en el depósito baja su temperatura, enciende de nuevo la resistencia para que el líquido vuelva a calentarse y asegurar que siempre está a la temperatura definida.

Gracias a esta función, siempre tendrás el agua a la temperatura marcada y no es necesario esperar a que se caliente. Además, la temperatura es constante durante la ducha o mientras usamos el grifo, aunque la cantidad de agua disponible está limitada por los litros de capacidad del depósito del calentador eléctrico que utilicemos.

La instalación de un calentador eléctrico es muy sencilla, ya que no requiere un sistema de ventilación ni de un control de salida de gases. Solo es necesario una conexión eléctrica a una base de enchufe de 16 A, con una toma de tierra. Los expertos recomiendan instalar un interruptor bipolar, para que podamos desconectar el termo fácilmente, siempre que sea necesario.

Si los puntos de agua de tu vivienda están muy distantes, te aconsejamos utilizar dos o más calentadores eléctricos para el suministro de agua caliente, ya que evitarás pérdidas de calor en el desplazamiento por las tuberías.

¿Qué capacidad necesitas para el termo?

Cuando hablamos de la capacidad de un calentador de agua eléctrico nos referimos a los litros de agua que puede almacenar en el interior de su depósito. Se trata de uno de los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de escoger el termo eléctrico que mejor se adapte a la demanda de agua de tu núcleo familiar.

De media, una persona suele consumir entre 40-50 litros de agua caliente al día, teniendo en cuenta una ducha diaria, lavar los platos y las acciones de higiene habituales.

Los calentadores eléctricos tienen un rango muy amplio en lo que respecta a capacidad de almacenaje, pudiéndolos encontrar desde los 10 hasta los 300 litros.

Teniendo en cuenta estos datos puedes elegir de forma precisa el termo eléctrico que mejor se adapte a tu uso. Estos se diferencian en:

¿Cuánto tarda en calentar un calentador eléctrico?

La respuesta a esta pregunta es variable, debido a que la velocidad a la que un termo eléctrico consigue calentar el agua depende de algunos factores, como por ejemplo:

  • La capacidad de almacenamiento del calentador eléctrico. Mientras más litros de agua sea necesario calentar, más tardará el proceso.
  • El tipo de resistencia eléctrica que utilice. Los termos de agua eléctricos pueden usar resistencia blindada o cerámica envainada.
    • Blindada: está en contacto total con el agua y por lo tanto la calienta rápidamente. Hay que tener presente que no se aconsejan en aquellas zonas donde el agua contenga mucha cal, pues reduce su vida útil.
    • Cerámica envainada: se encuentra aislada del agua por completo, por lo que no se deteriora debido a la cal.
  • La potencia del calentador eléctrico. Cuanto más vatios de potencia tenga el dispositivo, más rápido alcanzará la temperatura deseada.
  • La temperatura del agua entrante. Se calentará más rápido cuanto más cálida esté.
  • La temperatura deseada tardará más tiempo si queremos una ducha más caliente (de media una ducha caliente está entre 40º y 60º).
  • El tipo de calentador eléctrico que utilicemos:
    • Con o sin intercambiador de calor: un termo con intercambiador de calor calienta el agua mucho más rápido que los convencionales.
    • Calentador eléctrico instantáneo: esta categoría no requiere de depósito, porque calienta el agua al pasar por el dispositivo, por lo que es el más rápido.

Conviene mirar las etiquetas de estos electrodomésticos, ya que muchos de estos datos están especificados en ellas y nos pueden facilitar la comparativa.

Una alternativa: el calentador a gas

Aunque un termo eléctrico puede ser una opción de instalación sencilla y que requiere menor inversión inicial, existen alternativas que conviene valorar antes de decidirse. Entre las posibilidades encontramos los calentadores a gas.

Este tipo de termo es conveniente para viviendas donde conviven familias grandes y donde la demanda de agua caliente será mayor, ya que esta opción permite una disponibilidad ilimitada de dicho recurso.

Analizando desde un punto de vista económico, aunque la inversión inicial en un sistema a gas es mayor que el coste de un calentador eléctrico, a medio plazo supone un ahorro, ya que el gas es más económico que la electricidad y las facturas mensuales serán más reducidas.

El calentador a gas está más indicado si vivimos en zonas cálidas, donde la demanda de agua caliente es menor, mientras que el termo eléctrico es una buena alternativa para aquellas zonas más frías.

1
Dinos qué necesitas rellenando el formulario o llamándonos por teléfono

2
Nuestros agentes te faclitarán el precio y te gestionarán la cita con el operador

3
Un profesional vendrá a tu domicilio a realizar la instalación o explicarte el presupuesto

Oscagas, servicio de calentadores eléctricos

Ya tienes información sobre los termos eléctricos, y cómo sus funcionalidades pueden ayudarte con tus necesidades de agua caliente y a brindar un mayor confort a los tuyos.

En Oscagas, somos expertos en la instalación y mantenimiento de aparatos de climatización, ya que ponemos a tu disposición termos eléctricos de todas las marcas líderes del mercado, desde 10 hasta 500 litros y para todo tipo de instalaciones: murales, verticales, horizontales y de suelo.

Escoge el modelo que mejor se adapte a tus exigencias en función de la demanda de agua caliente que necesites en tu vivienda, así como el lugar en donde quieras instalar el termo.

Te garantizamos una mano de obra cualificada para la instalación y reparación de calentadores eléctricos, así como un servicio profesional y de excelencia. Contacta ahora y solicita presupuesto.