Saltar al contenido

Tipos de Calderas

Si te preguntas cuántos tipos de calderas existen, ya te adelantamos que hay una gran variedad.
Por un lado y según su funcionamiento, las calderas se pueden clasificar como de condensación, estancas o atmosféricas.
Además, en función del combustible que utilicen podemos agruparlas de la siguiente manera:

Para muchos, las calderas de gas habían muerto pero la verdad es que no. Al contrario, después de unos años en los que desaparecieron de muchos hogares, están volviendo con fuerza gracias a los avances tecnológicos.

Estas calderas utilizan diferentes tipos de gas:

Gas propano: Este tipo de calderas es perfecto para zonas muy frías porque el gas propano resiste temperaturas extremas. Se recomienda también para instalaciones grandes como fábricas o talleres porque se puede suministrar en bombonas grandes que duran más tiempo.

Gas natural: Actualmente se considera que el gas natural es el sistema más económico para este tipo de calderas pero hay que tener en cuenta otros aspectos. Por ejemplo, en algunas viviendas es necesario hacer obras para poder instalar el gas natural. En este caso, podría no ser la mejor opción.

Este tipo de calderas son aptas para suministrar calefacción y agua caliente en zonas en las que no llega otro tipo de gas.
Uno de sus aspectos positivos es que se calienta muy rápidamente y el mantenimiento de la caldera es muy sencillo.
La parte negativa es que se debe almacenar en casa por lo que ocupa espacio.

Este tipo de calderas se ha popularizado mucho en los últimos años frente a las calderas de gas. Funcionan con electricidad por lo que no tienes que preocuparte por ninguna fuga o fallo en el sistema de combustión.
Su principal ventaja es su rendimiento ya que está entorno al 95%. Esto se debe al termostato con el que consigue mantener la temperatura constante. De este modo, permite un menor consumo, lo que se nota en la factura a final de mes.

Se trata del tipo de calderas más ecológico porque utiliza combustibles vegetales para producir el calor. De este modo, no producen gases de efecto invernadero ni se basan en combustibles fósiles.
Este tipo de calderas no solo sirve para la calefacción sino que además produce agua caliente sanitaria.
Entre sus grandes ventajas está el precio, ya que los pellets que utiliza son más baratos que el gas, el gasoil o la luz.
Además, tienen una alta eficiencia energética aunque su rendimiento es menor que el de otras calderas.

El gas propano es un gas licuado del petróleo (GLP) utilizado generalmente para la calefacción, la cocina y el agua caliente sanitaria (ACS). Tiene un alto poder calorífico que lo convierte en una energía muy eficiente y económica si se compara con la electricidad o con el gasóleo.

Para mejorar su rendimiento, es recomendable utilizar calderas de condensación de gas propano. Con las viejas calderas, se puede perder hasta un 30% del calor generado.

Las mejores marcas de calderas al mejor precio

¿No sabes qué tipo de caldera es el mejor para tu caso? No te preocupes. En OscaGas trabajamos con las mejores marcas de calderas. Todas ellas ofrecen un gran abanico de posibilidades para estas opciones de combustión.

Tenemos calderas baratas tanto si quieres seguir confiando en métodos tradicionales como el gas como si prefieres pasarte a la revolución sostenible y apostar por el pellet.

En OscaGas contamos con las mejores ofertas en calderas para que puedas decir adiós a la tuya y cambiar a una nueva a un precio increíble.

Contacta ahora con nosotros y pídenos presupuesto sin compromiso. Un técnico autorizado se desplazará hasta tu hogar para darte la mejor solución.

Fácil, cómodo y económico. En OscaGas llevamos años dedicándonos a la venta de calderas, ofreciendo la mejor calidad al mejor precio.

Pide ahora tu presupuesto y en solo 24 horas tendrás tu nueva caldera funcionando.