Saltar al contenido

Requisitos para la instalación de una caldera: ¿Dónde colocar el tubo de extracción?

¿Tienes que instalar una caldera nueva en casa? Sabemos que este tipo de tareas siempre traen consigo algún quebradero de cabeza y que pueden suponer un duro golpe para la economía doméstica, pero el lado bueno es que seguramente será más eficiente y de mejor calidad que la anterior, lo que supondrá un importante ahorro a largo plazo.

Eso sí, cuando llegue la hora de instalar una caldera nueva, una de las cuestiones que debes tener más en cuenta es la tubería de extracción, ya que no puede sacarse por cualquier parte. Algo que tal vez no saben muchas personas que instalan una caldera por primera vez en su vivienda.

El único patio que puede usarse para ello es el que la comunidad de propietarios reserve para ello. Generalmente, suele ser el lugar en el que se abren las ventanas de las cocinas de todas las viviendas.  En muchos edificios solo hay un patio interior para este fin, pero en otros hay varios. Si solamente hay uno reservado para ello, cuando realicemos la instalación de la caldera, la tubería de la salida común que usan todos los vecinos debe ir en este patio aunque la distribución de las viviendas sea diferente.

Pero además, el patio debe tener como mínimo una superficie de 3 metros cuadrados cuando se trata de edificios existentes y de 4 metros cuadrados cuando hablamos de edificios nuevos. La longitud del borde más pequeño tiene que tener al menos 1 metro. Si hay cubierta, debe haber un área permanente de al menos 2 metros cuadrados que se conecte al aire libre.

Los conductos que conducen a este patio tienen que estar como mínimo a 1 metro de la pared lateral con ventana o ventilación, o a 30 cm de la pared lateral sin ventanas ni conductos de ventilación. Además, es necesario que exista una distancia de 3 metros desde la pared frontal en el caso de que haya una ventana o un agujero de ventilación o a 2 metros de la pared frontal si no hay ventanas.

El tubo tiene que estar a 40 cm de las ventanas y los orificios de ventilación en la misma pared sin que sobresalgan más de 3 cm. Si la vivienda se encuentra en una pared inferior con la tubería que sale al patio interno, tiene que elevarse del piso unos 2,2 metros.

Si hay dos tubos de salida colocados a un mismo nivel, tiene que mantenerse una distancia mínima de 60 cm entre ellas, aunque puede reducirse a 30 cm si se usan deflectores divergentes, que son codos en las tuberías para realizar el desvío de los gases. Además, aunque en los patios interiores deben cumplirse estos requisitos mínimos y que los humos deban salir por ahí para que no se acumulen gases tóxicos, lo ideal es instalar calderas que tengan emisiones clase 5, que son aquellas en las que hay menos de 70 mg / KWh de emisiones de óxido nitroso. A lo que hay que añadir que, desde el año 2008, las nuevas calderas con salida exterior tienen que tener bajas emisiones