Saltar al contenido

¿Cómo sacar el mayor rendimiento de tu caldera nueva?

Cuando invertimos en una caldera nueva, lo que esperamos es que sea eficiente y dure muchos años. La garantía del fabricante nos brinda la tranquilidad de que nuestra caldera estará protegida en caso de que algo se estropee, al menos, los materiales. Hay pequeños gestos adicionales que pueden alargar la vida útil de nuestra caldera nueva y aprovechar al máximo sus capacidades.

1. Instala válvulas termostáticas en los radiadores

Las válvulas de radiador termostático (TRV) nos permiten controlar la temperatura de los radiadores individuales y pueden ayudarnos a ahorrar energía en aquellas zonas de nuestra vivienda que no se necesita la calefacción. Por ejemplo, podemos configurar los radiadores de nuestro dormitorio en una temperatura más baja que la de los radiadores que se encuentran en las zonas en las que solemos estar más tiempo.

Podemos ajustar la temperatura en función de nuestras preferencias a través de una serie de configuraciones (la más fría a unos 10 ° C hasta la más caliente a unos 23 ° C). También podemos cerrar las válvulas termostáticas del radiador, evitando que el radiador se caliente, pero generará la temperatura suficiente para garantizar que las tuberías no se congelen.

2. Invierte en un termostato inteligente

Un termostato inteligente puede ayudarnos a controlar la temperatura de nuestro hogar, aprender de manera inteligente nuestros patrones de estilo de vida y mantener nuestro hogar a la temperatura adecuada, según sea necesario. Cuando se conecta a Internet, un termostato inteligente puede controlarse de forma remota, a través de una aplicación en un teléfono móvil o tablet, lo que nos brinda un gran abanico de posibilidades.

Dependiendo del tipo de termostato inteligente que tengamos, podemos acceder a una serie de funcionalidades especiales, incluyendo la integración del pronóstico del tiempo, muy útil para variar la configuración de temperatura, y el control de calefacción basado en la ubicación, que permite que nuestro termostato inteligente detecte si estamos en casa, ajustando la temperatura en consecuencia.

Al calentar la casa solo cuando es necesario, un termostato inteligente puede proporcionarnos un mayor control sobre la calefacción, ahorrándonos dinero en las facturas e incluso a reduciendo la huella de carbono al ser más eficientes.

3. Realiza una revisión anual de la caldera

Una revisión anual es fundamental para garantizar que nuestra caldera nueva funcione de manera eficiente y segura. Puede ayudarnos a identificar cualquier anomalía y a reducir el riesgo de reparaciones costosas.

Durante la revisión de la caldera, un profesional cualificado comprobará los controles de la caldera junto con los ajustes de presión, dispositivos de seguridad, conductos y tuberías circundantes. Al final del servicio, nos explicará el estado en el que se encuentra y nos dará algunas indicaciones para que la caldera funcione de una manera más eficiente.

Dependiendo del tipo de caldera que quieras instalar, el fabricante puede estipular que se requiere una revisión anual para que la garantía siga siendo válida.