Saltar al contenido

Calefacción Eléctrica

¿Quieres mantener tu vivienda caliente y acogedora cuando bajen las temperaturas?

Cuando se trata de mantener tu casa y tu familia calientes, dispones de varias opciones, pero las dos más comunes son las calderas de gas natural y las calderas eléctricas. Aún así, existen ventajas y desventajas en los sistemas de calefacción eléctricos y de gas, por ello es importante considerar los beneficios de cada uno antes de tomar una decisión.

En Oscagas te mostramos algunos de los pros y los contras de las calefacciones de gas para calentar tu casa. Pero antes, vamos a conocer las diferencias entre estos dos tipos de sistemas. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo funciona?

  • Dinos qué necesitas rellenando el formulario o llamándonos por
    teléfono
  • Nuestros agentes te facilitarán el precio y te gestionarán la cita con el operador
  • Un profesional vendrá a tu domicilio a realizar la instalación o explicarte el presupuesto

¿Qué es un sistema de calefacción eléctrica?

Como su nombre indica, los sistemas eléctricos de calefacción usan la electricidad para generar calor en lugar de usar otros combustibles como el gas o el petróleo. Existen varios tipos de calefacción eléctrica como las bombas de calor, los radiadores eléctricos, el suelo radiante o las calderas eléctricas.

¿Por qué elegir la calefacción eléctrica para nuestro hogar?

Elegir entre calefacción eléctrica o de gas es una de las decisiones que muchas familias y empresas tienen que tomar a menudo, cuando disponen de ambas posibilidades. A la hora de decidir es importante saber cuáles son las ventajas y desventajas de uno y otro sistema.

Si hay que hablar de ventajas de los sistemas de calefacción eléctrica entonces hay que destacar que se trata de un sistema libre de gases, más respetuoso con el medio ambiente que el gas natural.

Sin embargo, la ventaja principal de una calefacción eléctrica es el rendimiento, que ronda el 95%. así como la facilidad de la instalación y el reducido tamaño de las calderas, aunque esto último dependerá de tus necesidades en cuanto a agua caliente y calefacción.

En el caso de la calefacción con emisores térmicos o de la calefacción eléctrica con acumuladores ni siquiera resulta necesario hacer obras, por lo que es una muy buena opción a considerar para presupuestos bajos.

Por contra, los sistemas de calefacción eléctrica no son los más económicos debido al encarecimiento de los precios de la electricidad, aunque se pueden escoger aparatos de calefacción eléctrica de bajo consumo para reducir el importe de la factura de luz considerablemente.

Sistema de calefacción ecológico

Uno de los motivos es el respeto al medio ambiente.

Existen sistemas de calefacción cuya electricidad proviene de fuentes renovables que calientan el hogar sin ningún tipo de emisión de gases. Este, sin duda, es uno de los factores más importantes a la hora de elegir entre calefacción eléctrica o de gas.

Red de distribución de gas limitada

En España, existen todavía muchas zonas donde los hogares no tienen acceso al gas natural. Sin embargo, todas las casas tienen acceso a la red eléctrica. Para estos propietarios de viviendas sin gas, los sistemas de calefacción eléctrica podrían ser una buena opción en comparación con otros métodos de calefacción como las calderas de gasoil o de GLP.

Eficiencia

Las calderas eléctricas modernas pueden alcanzar una eficiencia de hasta el 100% (no necesitan chimenea), y la eficiencia de la bomba de calor puede ser hasta más del 350%. Esto podría suponer un ahorro importante en el futuro, sobre todo, si tienes pensado instalar paneles solares en el techo.

Control total

Uno de los beneficios más atractivos de usar un sistema de calefacción eléctrico es el control que se tiene sobre el consumo y el gasto en calefacción. Los sistemas de calefacción eléctrica nos permiten encender radiadores en aquellas zonas de la casa que nos interesa calentar sin necesidad de tener que calentar el resto de las zonas de la casa. Esta calefacción localizada hace que la experiencia en el hogar sea muy cómoda a la vez que económica.

Fácil instalación

Realmente no requiere de ninguna instalación, ya que lo único que habría que realizar sería colocar los radiadores que queramos en las distintas habitaciones de nuestra vivienda. Bastaría con tener conexión a la red eléctrica para empezar a tener la calefacción eléctrica funcionando en nuestro hogar.

Como todos los sistemas de calefacción, además de contar con algunas ventajas, también tiene sus inconvenientes:

Pequeños espacios

Si la superficie que queremos calefactar es muy grande, entonces la calefacción eléctrica no es la mejor opción. Esto se debe a que el calor que producen los radiadores eléctricos no se expande a mucha distancia.

Calentamiento

Hay que tener cuidado si estamos cerca o tocamos los radiadores eléctricos, ya que mientras están encendidos están muy calientes y nos podemos quemar si los tocamos.

Coste de la calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es uno de los sistemas que más energía demanda, por lo que sumado al precio del kWh hace que su coste sea muy alto comparado con otros sistemas de calefacción. El consumidor tendrá que analizar el uso que le va a dar a la calefacción y cuál sería su coste para decidir si instala el suministro eléctrico para la calefacción o se decanta por otra energía más económica. Si lo comparamos con una calefacción de gas natural el cliente se puede ahorrar hasta la mitad del coste soportado con una calefacción eléctrica.

Si no sabes cuál será tu consumo de calefacción y no tienes claro cuál es el mejor sistema de calefacción para tu casa, ponte en contacto con nosotros y te recomendaremos la mejor forma de ahorrar en tu hogar sin pasar frío ni incomodidades.

¿Calefacción eléctrica o de gas natural? Ventajas y desventajas

Estas son las principales ventajas y desventajas de la calefacción eléctrica y de gas natural. Podrás valorar cuál es el tipo de caldera que mejor se adapta a tus necesidades y a tu hogar.

Ventajas de la calefacción eléctrica

A continuación descubrirás cuáles son los principales beneficios que aporta la calefacción eléctrica frente a otros sistemas (carbón, aceite o gas):

Amigable con tu bolsillo

La calefacción eléctrica es económica, ya que los sistemas eléctricos son más baratos tanto en su coste inicial como en el de mantenimiento. Esto significa que no tendrás que gastar constantemente en reparaciones, y disfrutarás de un aparato con una larga vida útil. 

Limpieza y mantenimiento sencillo

Como el polvo y las cenizas se eliminan completamente en el sistema de calefacción eléctrica, es un sistema depurado y los costes de limpieza se reducen al mínimo. 

Ausencia de gases de combustión

Como en este sistema no se producen gases de combustión, no hay riesgo de que se calienten la atmósfera o los objetos. Por tanto, se trata de un funcionamiento higiénico y amigable con el planeta.

Facilidad de control

Se puede tener un control de la temperatura sencillo, preciso y fiable, ya sea con un mando o con interruptores automáticos. 

Protección automática

La protección automática contra las sobrecorrientes o el sobrecalentamiento puede proporcionarse mediante interruptores adecuados en el sistema de calefacción eléctrica.

Método eficaz para controlar el confort

Muchos calefactores eléctricos tienen un termómetro interno muy sensible que detecta al instante una bajada de temperatura y trabaja para que vuelva a alcanzar la deseada. Tras este paso, el calefactor se apagará solo.

De este modo, puedes dejar tu casa estable las 24 horas del día sin preocuparte de que se genere una factura de gas muy elevada a final de mes. 

Altamente escalable

Los sistemas de calefacción eléctricos vienen en muchos tamaños. Van desde los calentadores portátiles de cuarzo en forma de cubo más pequeños, hasta las unidades de techo radiante de 220 voltios. 

Estos grandes equipos pueden calentar todo un sótano. También puedes comprar calefactores eléctricos para toda la casa. 

Alta eficiencia de utilización

La eficiencia global de la calefacción eléctrica es comparativamente mayor. Se ha comprobado que se puede utilizar con éxito entre el 75% y el 100% del calor producido por la calefacción eléctrica.

En los casos de la calefacción por gas, combustible sólido y petróleo, las eficiencias son del 60%, 30% y 60% respectivamente.

Mejores condiciones de trabajo

El sistema de calefacción eléctrica no produce ruidos molestos, y además las pérdidas por radiación son bajas. Por tanto, trabajar con calefacción eléctrica es cómodo y fresco.

Seguridad

La calefacción eléctrica es bastante segura. La única forma de que suponga un riesgo para la seguridad es que no esté bien instalado y haya cables expuestos dentro de tus paredes. Suponiendo que no tengas nada de qué preocuparte, la calefacción eléctrica es, con mucho, más segura que un horno, una chimenea o una caldera.

Desventajas de la calefacción eléctrica

A la inversa de todas las ventajas, los sistemas de calefacción eléctricos también tienen algunos inconvenientes.

Cables más cortos

Los cables de los calefactores eléctricos son demasiado cortos. Tienes que enchufarlos y alimentarlos, y por eso los cables largos son imprescindibles. Este tipo de equipos están pensados para pasar desapercibidos.

Limitados a espacios pequeños

Los calefactores eléctricos sólo pueden aclimatar un pequeño espacio de tu casa. Se adaptan perfectamente a los interiores, pero no pueden abarcar el exterior o aquellos lugares más grandes.

Son adecuados como calefacción complementaria. Puedes colocarlos en habitaciones que necesiten estar un poco más calientes que el resto de la casa, como en el baño. Si utilizas la calefacción eléctrica en todas partes, notarás cómo la factura de la luz se dispara.

Sin conductos

La ausencia de conductos significa que una habitación tardará más tiempo en aclimatarse y el aire caliente permanecerá alrededor de esta.

Ventajas de la calefacción de gas natural

Hay unas cuantas razones que explican la inclinación que tienen muchas personas por los sistemas de calefacción con gas natural. Te explicamos algunas.

Costes energéticos más bajos

Los costes de la energía varían según el lugar y el proveedor de servicios, pero en general, el gas natural es menos caro que la electricidad. Cuanto más utilices tu calefacción en invierno, mayor puede ser esta diferencia de costes. También es importante comparar las calificaciones de eficiencia energética de los equipos.

Los aparatos nuevos de gas natural tienen una eficiencia de hasta el 98%, mientras que las unidades más antiguas pueden tener un 80% o menos. Así que actualizar tu sistema de calefacción ahora puede ahorrarte mucho dinero en costes de energía este invierno y en los próximos años.

Más eficaz en ambientes fríos

La calefacción de gas es capaz de calentar a mayor temperatura que las de tipo eléctrico. Además, funcionan en todo tipo de condiciones exteriores, mientras que una bomba de calor deja de funcionar con la misma eficacia cuando la temperatura exterior baja a menos 0 grados centígrados.

Más sano y respetuoso con el medio ambiente

El gas natural se quema de forma más limpia que otras fuentes de energía, como el petróleo y la madera, en una chimenea. Eso lo hace mejor para la salud de tu hogar. Para el medio ambiente, este produce menos dióxido de carbono que la electricidad generada por el carbón o el petróleo.

Servicio más fiable

Las líneas de gas natural están enterradas, mientras que muchas líneas eléctricas están en la superficie y pueden verse afectadas por tormentas o accidentes. Si se va la luz, necesitarás un generador para hacer funcionar el horno, pero el suministro de gas debería funcionar con normalidad.

Desventajas de la calefacción de gas natural

En Oscagas queremos que tomes una decisión bien informada al momento de elegir el tipo de calefacción ideal para ti. Es por eso que a continuación te presentamos las desventajas de este tipo de sistemas.

Es peligroso en caso de uso irresponsable

El gas natural debe manejarse con mucho cuidado porque es un material combustible que puede explotar.

Es importante invertir en un servicio de instalación e inspección experto para reducir riesgos. También puede ser de mucha ayuda un medidor de fugas de gas si queremos estar seguros de que el gas natural funciona correctamente.

Fuente de energía no renovable

Procede de plantas y animales descompuestos, enterrados a gran profundidad bajo la superficie de la Tierra, durante millones de años. Por eso lo llamamos no renovable. Si se acaba, no podemos producir más.

Como ves, existen muchas diferencias entre la calefacción eléctrica y la de gas natural. Es por ello que, a modo de resumen, te dejamos una tabla comparativa recordándote los aspectos más importantes para que tomes la mejor decisión.

SistemaVentajasDesventajas
Calefacción de gas natural✅ Alta eficiencia
✅ Energía limpia y segura
✅ Precio económico
❌ Precio de instalación elevado
❌ Necesita mantenimiento
❌ No llega a todas las zonas
Calefacción eléctrica✅ Instalación económica
✅ No necesita mantenimiento
✅Energía limpia y segura
❌ Precio elevado del suministro (kWh de luz)
❌ Posible aumento de potencia eléctrica